sábado, 30 de julio de 2011

Cacique Paramaiboa

Varios de los valientes guerreros obtuvieron el grado de cacique o de jefe y lucharon bajo las órdenes de Yavire. Cuando éste muere ambos se disputaron el mando, pero nuevamente comprendieron que era mucho mejor estar unidos para combatir al enemigo. En 1521, la Nueva Andalucía, estaba entre la espada y la pared, por un lado la lucha sangrienta entre españoles y caribes y por el otro, el acoso de los piratas.

Paramaiboa propone una alianza a las pequeñas tribus, gracias a las enseñanzas de su jefe. Gonzalo de Ocampo era su principal enemigo. Este español sanguinario para amedrentar a los caribes fue apresando y ahorcando a los más renombrados caciques y a otros los deportó a Santo Domingo en calidad de esclavos.

Pero a Paramaiboa que operaba en el norte del oriente y Pariaguán en el sur, no los amilanó con sus cruentas amenazas, porque seguían apegados al juramento prestado a su cacique Yavire.

En Guanta le presentan querella al español, pero éste les responde con todo el poder y los derrota.

Paramaiboa no se acobarda refuerza su gente y ataca nuevamente y Ocampo, se ve en la necesidad de retirarse a la Nueva Andalucía. El cacique no se da por vencido lleva a juicio a soldados y oficiales españoles, los condena a muerte, pero no los ejecuta por la pronta aparición de Bartolomé de Las Casas. El indio caribe oyó los ruegos del Fraile, a pesar del odio que sentía por Ocampo.

Viene otro nuevo jefe, Alonso de Vera y Aragón, y también lo derrota. Este español lo apodaban “Tupí”. Después regresó Ocampo quien cambió de estrategia y la crueldad ya no era su escudo apuntador sino la diplomacia, apoyado por un oficial de apellido Monsalve.

Quiso comprar a los indígenas apresándolos y luego al dejarlos en libertad les entregaba sendos regalos. Cuando Paramaiboa se entera de esto da la orden de regresar los regalos y le advierte al enemigo que abandone sus dominios.

Ocampo, volvió a sus andadas y colgó a los indios que trajeron el mensaje. Esto disgustó a Paramaiboa y la lucha se encendió nuevamente. Ocampo, emboscó a Paramaiboa y a Pariaguán en el sitio denominado La Zapoara, pero lo venció Pariaguán. En pleno encuentro pierde la vida Paramaiboa, cuando la batalla estaba en plenitud. Terminada la pelea el propio Pariaguán dirige las exequias de Paramaiboa.


Fuente:
Torres Perdomo, María Electa
Aborígenes: Olvidados de la Historia de Venezuela, 2007

Reacciones: