VIDEOS

Loading...

domingo, 23 de enero de 2011

Caribes de Anzoátegui

Nace de la iniciativa de la Dra. Gioconda de Márquez, quien a mediados de Enero de 1987, convoca a un grupo de personalidades de la región con la intención de dar conocer un proyecto creado por su fallecido esposo Jesús Márquez.


Con esta premisa se instituyó un comité promotor conformado por integrantes de las fuerzas vivas del Estado, que entre otras actividades, tendría la misión de crear el ambiente propicio para solicitar a la Liga Venezolana de Béisbol Profesional una franquicia para Puerto La Cruz.

En la convención de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, efectuada en la ciudad de Porlamar en Mayo de 1987, bajo la Presidencia del periodista Duilio DiGiacomo, se introduce esta petición conjuntamente con la de Guayana.

Caribes de Oriente inició en 1987 un largo y difícil peregrinar por las diversas instituciones nacionales, estatales y municipales, con la finalidad de buscar el apoyo económico para la conclusión de las obras de remodelación del estadio Alfonso "Chico" Carrasquel, escogido como sede del equipo por sus características y ubicación, a la vez que llenaba el requisito de posibilidad de ampliación para albergar quince mil fanáticos, siete mil de ellos instalados en la tribuna, entre sillas y bancos.

Otra dificultad adicional complicaba cada vez más la posibilidad de Caribes de Oriente de iniciarse como equipo de béisbol profesional y lograr su definitiva aprobación por parte de la liga, y ese era que no aparecía el equipo que hiciera pareja con la tribu oriental, ya que era necesario para la expansión del béisbol criollo una cifra par.

En mayo de 1990 bajo la presidencia del Dr. Rafael Marcial Garmendia, se aprobó la expansión de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional a ocho equipos, con la incorporación de Caribes de Oriente con sede en Puerto La Cruz y Petroleros de Cabimas con sede en la ciudad de Cabimas. Estos nuevos equipos iniciarían actividad a partir de la temporada 1991/1992.

A partir de esta campaña y para siempre el equipo con sede en el estadio Alfonso "Chico" Carrasquel se denominará Caribes de Anzoátegui BBC.

La temporada 1991-1992 es la campaña de apertura de Caribes de Oriente BBC en el béisbol profesional de Venezuela. La novena oriental debutó oficialmente contra Navegantes del Magallanes el jueves 17 de octubre en el estadio José Bernardo Pérez de la capital carabobeña en horario nocturno.

El primer indiscutible por un jugador de la novena oriental se lo acreditó el versátil jugador Joe Hall en el primer episodio ante los envíos del lanzador guayanés Lester Straker producto de un batazo al campocorto, y haciendo gala de su velocidad se embazó en la primera almohadilla, siendo éste el primer inatrapable en la historia de Caribes, oficialmente decretado como infield hit.

La presentación inaugural en Puerto La Cruz fue el día sábado 19 de octubre siendo los Tiburones de La Guaira su primer rival, con un una buena asistencia del público oriental al parque Alfonso "Chico" Carrasquel ese mismo día sirvió como motivo de inspiración para que Caribes se adjudicara su primera victoria de la temporada y de su naciente historia imponiéndose sobre los escualos litoralenses con pizarra de 10 carreras por cuatro.

Uno de los hechos más resaltantes de esa temporada inicial de Caribes en la pelota rentada fue la última actuación de Antonio Armas como jugador activo vistiendo la camiseta de la novena oriental después de haber militado por muchos años con los Leones del Caracas.

El día 29 de diciembre, en el primer encuentro de una doble tanda, Armas conectó ante su exequipo el cuadrangular 97 de por vida, esta jornada significó su despedida como jugador activo del béisbol profesional venezolano.

En el segundo choque de esa jornada el norteamericano Joe Hall se convirtió en el segundo pelotero en la historia de nuestro béisbol, después de César Tovar, en jugar las nueve posiciones. Siendo hasta el momento el único jugador extranjero en realizar esta hazaña. Otra proeza realizada por Joe Hall fue conectar ocho hits de manera consecutiva contra el pitcheo de los Navegantes del Magallanes en dos jornadas distintas, cinco en una y tres en otra.

Otros aspectos resaltantes de esta temporada fueron los 20 outs realizados por Leonardo Hernández jugando la primera almohadilla el 31 de octubre ante los Tiburones de La Guaira, luego el 8 de noviembre aparecieron en el line-up de Caribes los hermanos Antonio, Marcos y Julio Armas, finalmente el sábado 9 de noviembre Caribes de Oriente se estafó nueve bases en un encuentro ante los Petroleros de Cabimas en Puerto La Cruz

En ésta su primera experiencia en el béisbol profesional venezolano, Caribes dejó registro de 20 victorias y 40 derrotas ocupando el cuarto lugar en su división a 16.5 juegos de la punta.

Cabe destacar que dos fueron los managers de la novena oriental, Rick Patterson desde el inicio de campaña hasta el 26 de noviembre y desde ese día hasta el último de esa temporada se encargó Don Cooper.

La novena oriental trae a nuestro país nuevamente al norteamericano Jeff Frye para la temporada 1992-1993, quien vino con experiencia en las Grandes Ligas tras haber actuado con los Vigilantes de Texas, y ratificando sus progresos en materia peloteril conquistó el campeonato de bateo con un promedio de .385, siendo el primer y único pelotero de Caribes en lograrlo.

Otro jugador que se destacó en esta campaña fue el norteamericano Scott Cepicky quien encabezó la liga en cuadrangulares con 13 y en carreras impulsadas con 36.

En su segundo año con la tribu oriental Joe Hall igualó la marca nacional de triples con diez, la cual comparte con Félix Rodríguez y Joe Cannon, ambos de los Navegantes del Magallanes, el criollo Pedro José Chávez participó en los 60 juegos del calendario regular, cabe destacar que éste pelotero fue el jugador más valioso de la XVII edición del Juego de las Estrellas celebrado en Puerto La Cruz y fue selecto por la gerencia deportiva de numeritos del béisbol venezolano como "Regreso del Año", Todd Pratt, receptor y bateador de poder, fue líder en slugging con un porcentaje de 545 y el lanzador Jerry Kutzler lanzó tres juegos completos en esta zafra.

El récord de Caribes de Oriente, que estuvo bajo la dirección de Tony Franklin, fue de 27 triunfos y 33 reveses en esta campaña, ocupando el cuarto lugar en su división a 10.0 juegos de la punta.

En la temporada 1993-1994, el criollo Pedro José Chávez se convirtió en el primer jugador de Caribes en conectar de cuadrangular con las bases llenas frente a los envíos del lanzador de los Tiburones de La Guaira Tim Fortugno a la altura del tercer episodio de ese encuentro.

Entre los más destacados por la novena oriental en esta zafra, figuraron el inicialista Mike Robertson, descargando trío de vuelacercas, el jardinero Marcos Armas, quien se convirtió en el primer pelotero de Caribes en debutar en la gran carpa, y la naciente estrella Magglio Ordóñez quien sorprendió con su accionar ofensivo disparando tres batazos de vuelta completa.


Magglio Ordoñez

En su cuarta participación en la pelota rentada de nuestro país, Caribes de Oriente experimentó una de sus campañas más positivas en su naciente historia por lo competitivo que se mostró la novena en este torneo beisbolístico.

El lanzador norteamericano, Alan Levine, propinó 11 ponches a la toletería de los Leones del Caracas el 19 de noviembre, rompiendo así la marca interna del conjunto.

El 17 de Diciembre se empató un récord de la liga cuando Darren Bragg recibió su boleto número 59 durante el tercer inning de un partido jugado contra los Tiburones de La Guaira.

El criollo Luis Galindo impuso nuevo récord para los Caribes de Oriente bateando consecutivamente 7 imparables en ocho turnos legales en par de jornadas distintas (De 4-4 el 26/12/94 contra los Leones del Caracas y de 4-3 el 27/12/94 contra los Tiburones de La Guaira).

Caribes de Oriente en su cuarta campaña en el Béisbol Profesional, alcanza 27 triunfos y 33 reveses, ocupando el tercer lugar en su división a 6.0 juegos de la punta.

Caribes de Oriente en su sexta campaña (1996-1997) en el Béisbol Profesional alcanzó la cifra de 25 triunfos y 28 revés, ocupando el tercer lugar en su división a 10.0 juegos de la punta, en esta ocasión Caribes de Oriente clasifica al Round Robín con el puesto del Comodín, siendo ésta la primera vez en su historia.

Un contundente triunfo de 14 carreras por 1 ante las Águilas del Zulia, en un juego extra realizado el 2 de enero en el estadio Alfonso "Chico" Carrasquel, permitió a la novena oriental experimentar su primera fase de playoffs.

Apuntalados por Magglio Ordóñez, quien al final de la ronda eliminatoria fue electo como el Jugador Más Valioso del torneo, y un grupo de importados rendidores que se complementaron acertadamente con los jóvenes de la escuadra, la tribu oriental experimentó una de sus mejores campañas en la pelota venezolana.

Hay que resaltar que el 21 de noviembre el equipo Pastora de Occidente propinó la tribu oriental Caribes de Oriente su primer juego sin conectar de hits ni anotar carreras.

Ya en el round robin, específicamente el 20 de enero, Caribes de Oriente implantó un nuevo récord en la pelota venezolana al abanicar a 17 contrarios en nueve episodios completos, una marca que se mantiene vigente.

En su primera experiencia en semifinales, la novena oriental dejó registro de cuatro victorias y doce derrotas, a ocho juegos del primer lugar.

En esta campaña la tribu oriental estuvo bajo la dirección de Pompeyo Davalillo, quien fue electo por los estrategas y coaches de los distintos equipos como el Mejor Manager.

En la temporada 1997-1998, de la mano nuevamente de Pompeyo Davalillo como manager Caribes de Oriente, en su séptima campaña en el Béisbol Profesional, clasificó por segundo año consecutivo al round robín con el puesto del comodín con un record de 30 triunfos y 34 reveses, ocupando el tercer lugar en su división a 7.0 juegos de la punta.

Los aborígenes se apoyaron en la fuerza de Magglio Ordóñez, quien despachó 8 vuelacercas, la versatilidad de Tomás Pérez, la eficiencia de los importados y el ímpetu de los novatos para alcanzar las semifinales.

El 10 de Enero el norteamericano Shawn Hare, ante los lanzamientos de Ugueth Urbina, batea cuadrangular con bases llenas en el octavo episodio para convertirse en el primer jugador de Caribes en descargar este tipo de vuelacercas en un round robin.

El 20 de Enero ante los Cardenales de Lara Magglio Ordóñez rompió la marca impuesta por Andrés Galarraga (1992/1993) y Greg Gubanich (1996/1997) al conectar más cuadrangulares en semifinales con 6.

Con Alfredo Pedrique como nuevo manager de Caribes de Oriente para la temporada 1999-2000, la tribu oriental logra su primer titulo divisional en la historia de nuestra pelota, al alcanzar record de 32 victorias y 25 derrotas.

Caribes en su casa fueron prácticamente invencibles ganando 24 de 28 juegos, incluyendo la victoria absoluta en las seis dobles tandas realizadas en esta zafra.

Fue una temporada muy atípica por todos los inconvenientes que ocurrieron en el país a mediados de diciembre producto de la tragedia en la localidad de Vargas.

El plan trazado desde la gerencia deportiva del club se cumplió a cabalidad, ello permitió, que además de Magglio Ordóñez, se pudieran ver en acción a jugadores como Carlos Lee, José Macías, quien finalizó como segundo mejor bate de la liga con .370 de promedio, Jon Nunnaly, además del aporte dado en el terreno por parte de Tomás Pérez, Fernando Lunar, Argenis Conde, quien finalizó segundo en victorias con ocho y tercero en ponches con 49 y Carlos Silva, quien sorprendió en su año de novato consiguiendo cinco victorias.

Para la temporada 2001-2002, la tribu oriental cambia el color de su uniforme y estrena manager en la figura de Omar Malavé quien catapultó a Caribes de Oriente en el liderato de la división oriental por segunda vez en la historia al finalizar con marca de 34 victorias y 28 derrotas.

El 21 de Octubre el lanzador Argenis Conde superó la cifra de 700 innings lanzados en nuestra pelota.

En la jornada del 28 de octubre, a la altura del séptimo episodio, la tribu oriental derribó una marca que ostentaba desde el día 27 de Diciembre de 1968 los Leones de Caracas, cuando diseminaron un total de once hits consecutivos en un inning.

El 20 de Noviembre cinco peloteros de Caribes de Oriente derribaron la marca de seis jonrones en un juego impuesto por Magallanes en 1953, Tiburones en 1967 y Leones en 1982 al descargar siete cuadrangulares, Tomás Pérez comenzó este festival de batazos y se convirtió en el primer criollo que despacha tres vuelacercas en un juego, los restantes bombarderos fueron: José Francisco Malavé, Tike Redman, Víctor Martínez y Eliézer Alfonzo, quienes conectaron los estacazos ante los envíos de los lanzadores de los Tiburones de La Guaira: Brad Cornett, Gerardo Casadiego y Eduardo González.

El 19 de diciembre, en el segundo de una doble cartelera, la tribu oriental consiguió un total de 9 extrabases ante los Cardenales de Lara.

Pero en su cuarta participación en la ronda de playoffs, Caribes de Oriente no consiguió la misma suerte que le acompañó en la ronda eliminatoria al finalizar último con una margen de dos victorias y catorce derrotas, a diez juegos del primer lugar.

En la temporada 2003-2004, por tercera vez en la historia Caribes de Oriente se adjudica el banderín de la división oriental, finalizando con marca de 33 victorias y 29 reveses coronándose por tercera vez en su historia como campeones de la división oriental.

De la mano de Dave Machemer, como nuevo estratega, los Caribes prácticamente fueron indetenibles en su avance a la ronda de playoffs, debido a que nunca bajaron del primer peldaño de la división oriental dejando un buen registro de victorias, sobretodo en la carretera, en las primeras semanas de octubre y noviembre.

Campaña donde se derrumbaron varios records colectivos e individuales. Encuentros memorables para la fanaticada oriental como la del 18 de Diciembre, donde se obtuvo el más alto score en la historia de Caribes, y en ese mismo cotejo el club logró números históricos en la pelota criolla.

Jugadores nativos que lograron hazañas inolvidables como los 80 imparables de Omar Infante, quien vino de su primera experiencia como bigleaguer, o la combinación de poder en Luis González y Eliézer Alfonzo quienes impulsaron 104 carreras, además de la demostración terminante del "Relevista del Año" Elio Serrano.

Una de las actuaciones más sorprendentes fue la del joven Alberto Callaspo, quien rindió mucho, especialmente con el bate, al punto de quedar segundo en la votación para novato del año.

El regreso triunfal del "Caribe Mayor" Magglio Ordóñez ante la afición que lo vio crecer en el mundo del béisbol y la adición en post-temporada de "Mister Enero" Robert Pérez, así como también los lanzadores Gustavo Chacín, Tim Harikkala y el grande liga Orber Moreno, durante la fase final, sin duda alguna fueron motivos de tertulia constante entre los amantes de la pelota durante la etapa culminante de esta campaña.

Un total de 10 triunfos en el todos contra todos hicieron posible la tan ansiada primera clasificación a la final, que se logró el 18 de enero ante los Leones del Caracas en el estadio Universitario.

La suerte acompañó al equipo bengalí, pero quedó la satisfacción en la afición oriental, de no solo el obtener el subcampeonato, sino de vivir la gran experiencia de disputar una final que fue inédita y emocionante.

Durante la temporada 2004-2005 destacó enormemente a Caribes el asombroso accionar de los peloteros criollos, en especial los lanzadores Ismael Ramírez, líder en victorias de la tribu, Fernando Nieve, Alberto Bastardo, Wilfredo Rodríguez, José García, Joan López y el resto de los brazos orientales quienes fueron factores determinantes en pro de la clasificación a postemporada.

Otro factor que definió el éxito de Caribes en esta campaña fue el poder, colectivamente alcanzaron un total 607 imparables, 61 cuadrangulares, 318 empujadas y un promedio de .291, tercero mejor del certamen, dichas cifras son topes hasta ahora en la historia de la tribu.

Bajo la nueva denominación Caribes de Anzoátegui B.B.C. la tribu oriental participó en su decimoquinta campaña en la LVBP demostrando que es uno de los clubes más exitosos y ganadores en la actualidad.

Con Luis Dorante como nuevo estratega los aborígenes se las arreglaron para estar en la pelea de la clasificación durante esta campaña, que fue una de las más peleadas en la división oriental, en la cual alcanzó su séptima clasificación a la ronda semifinal en el puesto de comodín finalizando con record de 32 triunfos por 30 derrotas.

Sin lugar a dudas todos recordarán este certamen como el torneo del curazoleño Yurendell De Caster, este versátil pelotero puso su nombre en varios departamentos ofensivos de la liga, pero lo que más asombró fue la lucha que tenía junto con Tom Evans (Cardenales de Lara) por la marca de más cuadrangulares en una campaña todavía en poder del inmortal Baudilio Díaz con un total de 20 conseguido en la zafra 1980/1981, ambos solamente pudieron llegar a 17.

Pero en su séptima participación a la ronda semifinal los aborígenes no pudieron llegar a las instancias finales debido al alto promedio de efectividad que exhibió el cuerpo de lanzadores tanto en la ronda regular (4.83) y en la postemporada (5.28).

La temporada 2007-2008 fue de cambios en nuestra liga, luego de 16 campañas jugando con el formato de dos divisiones (oriental y occidental), la mudanza de la franquicia Pastora de los Llanos, ahora Bravos de Margarita, a Porlamar trajo como consecuencia la eliminación de la divisiones y la clasificación directa a la ronda semifinal de los 5 equipos que culminen la ronda regular con mejor récord.

Ante esta eventualidad y con el propósito de dejar atrás lo ocurrido en la 06/07, la gerencia indígena ratificó al manager Marcos Davalillo como estratega desde el primer día de la campaña, luego del excelente juego y forma de dirigir de los últimos 15 encuentros de la 06-07. Caribes clasificó por octava oportunidad a una ronda semifinal pero con registros impresionantes: Mayor número de victorias (39), en calidad de visitantes (18) y por blanqueo (6).

La novena indígena fue la mejor en carreras anotadas (334), cuadrangulares conectados (58), carreras empujadas (308), bases alcanzadas (873), slugging (.421) y segundos en imparables conectados (569), bases por bolas recibidas (231), base robadas (36) y promedio colectivo reflejando .274.

Los lanzadores no se quedaron atrás, primeros en victorias (39), segundos con juegos salvados (22), pitcheo con el menor número de hits permitidos y segundos en WHIP (1,28).

En relación a las actuaciones individuales vale destacar la conquista de tres premios para los más destacados de la campaña, entre ellos, el Manager del Año para Marcos Davalillo, primer estratega indígena en obtener dicho galardón. Eliézer Alfonzo fue el jugador Más Valioso de la temporada, gracias a números imponentes como 15 cuadrangulares y 47 empujadas durante 53 encuentros. Y el zurdo Alex Herrera se llevó la distinción de "Pitcher del Año" con su récord de 8-2 y efectividad de 3,89 y 52 abanicados.


Eliézer Alfonzo


Reacciones: