VIDEOS

Loading...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Cacique Chacao

Según los relatos históricos Chacao era un individuo impresionante: de gran tamaño, fuerte, ágil, hercúleo y con una gran fortaleza que era invencible en el momento de la lucha. Maestro en la guerra relámpago y con audacia y sagacidad preparaba ataques tipo comando.


Su gobierno de tinte democrático, y no se ha escrito sobre ningún tipo de maltrato. Respetaba con decoro las reglas y principios establecidos por su pueblo. Le daba un trato privilegiado a las mujeres y a los niños.



El cacique Chacao era de raza Caribe y tal como su nombre lo indican sus predios en el lugar que hoy lleva ese nombre y un poco más allá.



Como Yoraco era querido y respetado por su tribu.




En 1567 se enfrenta a Juan Gómez quien lo lleva a prisión. Cuando Losada se entera que el indio preso intenta dialogar con él para convencerlo que deponga las armas y lo ayude en su proyecto de mejoramiento del valle de Caracas. Aceptó el pacto, pero al recobrar su libertad olvidó su compromiso.

Renovó su alianza con Guaicaipuro. Se reunía con su tribu al pie del Guaraira-repano (Cerro El Ávila).

Cuando se evoca su personalidad se le compara su justicia y sabiduría con la del Rey Carlo Magno.

Como Losada que su punto venerable era ayudar a los débiles le mandan el recado que un tal Catario había secuestrado dos indiecitos y que los tenía capturados en contra de la voluntad de su madre. Cuando el indio conversa con la señora jura rescatarlos y devolvérselos.

Dio instrucciones precisas a su servicio de inteligencia y ubicó el paradero de Catario. Dividió su ejército en dos bandos: uno que se encargaría de hacer morder la carnada al Catario y otro incluyéndose él iría directo al lugar donde reposaban los otros.

El éxito no se dejó esperar. Los secuaces de Catario mordieron el anzuelo y el lugar quedó casi despejado y los guardianes pocos los eliminó Chacao, pero recibió múltiples heridas en las piernas y el costado. Cuando quiso remontar el muro sus hombres se percataron que su jefe estaba herido. Al llegar a su choza fue atendido por su piache, pero como había perdido mucha sangre ya se nada se podía hacer para salvarlo. Su vida culmina en 1569.


Fuente: Gómez, C.A. (1996). Los caciques de Venezuela. Caracas, Panapo

Reacciones: