lunes, 29 de noviembre de 2010

Cacique Manaure



Paseo Cacique Manaure. Coro, Estado Falcón

Caquetío o caiquetío, fue un grupo indígena venezolano que habitada la costa nororiental de Venezuela, exactamente el territorio del Estado Falcón y Lago de Maracaibo, alcanzó también parte de Lara hasta las riberas del río Yaracuy. Sus predios llegaron hasta las islas de Curaçao, Aruba y Bonaire.

Adoraban al Sol y a la Luna, tenían un sacerdote y curandero denominado piache, pero le atribuían al cacique poderes: políticos, religiosos y mágicos.

Dominaron los territorios llanos. Eran de alta estatua y bien parecidos, con la piel algo blanca y las mujeres sobresalían por su belleza. A la llegada de los españoles esta tribu estaba dominada por Manaure conocido como el señor de Paraguaná.

Manaure cacique que al comienzo del siglo XVI, habitó en la región de Coro. Detentaba un importante cacicazgo, quizá el único constituido así en Venezuela. Además del poder político también reunía poderes religiosos que lo hacían aun más respetado por su pueblo; era un hombre valiente, pero con mucha prudencia, pareciera que sus aprendizajes en estas lides los había adquirido muy al estilo europeo. Según noticias aportadas por cronistas e historiadores del siglo XVI, en sus recorridos Manaure era transportado en hamaca o en andas cargadas por sirvientes.

Vivía en un poblado grande llamado Todariquiba situado en las cercanías de la actual Sabaneta a orillas del río Mitare, de donde se trasladó a Coro a partir de su fundación, razón por la cual aquel recibió el nombre de Pueblo Viejo.

En ese entonces en Coro, sólo se conocían la casa fuerte y el asentamiento de Juan de Ampíes.

Manaure entró en contacto con los españoles hacia 1522-1523 por medio de dos caciques vasallos, Baracuyra y Baltasar, quienes visitaron a Gonzalo de Sevilla, agente de Ampíes en Aruba. Por medio de sus emisarios, Manaure estableció una alianza con Ampíes y al macharse Sevilla para Santo Domingo en 1524, ambos caciques Baracuyra y Baltasar, le acompañaron.

Debido a que esas costas de Tierra Firme eran el punto de llegada de traficantes de esclavos y aventureros Ampíes tuvo que sufrir en carne propia esas visitas. En 1525, fueron llevados presos a Santo Domingo más de 150 índigenas para ser vendidos como esclavos; entre ellos iban varios familiares de Manaure. Ampíes y Sevilla lograron rescatar a algunos de ellos. Al devolverlos a Coro, acto que los llevó a sellar la alianza entre ambos caudillos.

En 1531, después del regreso de Ambrosio Alfinger de su primera salida tierra adentro, Manaure fue encarcelado por haber reclamado unas canoas suyas apropiadas por los alemanes. Una vez liberado se refugió cerca de Coro, en busca de seguridad para él y sus familares. Hacia 1532 se había retirado con su gente a unas 50 ó 60 leguas (250-300 Km) tierra adentro.

Una leyenda del siglo XVII reseñada por Pedro Manuel Arcaya dice que este viaje lo realizó Manaure hasta una laguna situada cerca del río Meta con el fin de lanzar allí objetos de oro que tenía en cantidades el cacique. Según esta misma leyenda las calzadas prehispánicas de Barinas, anteriores a estos hechos, habrían sido construidas por los Caquetíos para facilitar el paso del cacique Manaure y su comitiva por las llanuras inundadas. Murió en 1549.

Fuente: Diccionario de Historia de Venezuela. Tomo I. 1997

Reacciones: